Reunificación de deudas con ASNEF

La información incluida en la ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) es compartida con todos los miembros de la asociación. De tal manera, si somos morosos con uno de los miembros, cualquiera de los demás podrá verificar el estado de nuestra deuda y, por ende, se nos fichará como personas no aptas para contratar nuevos préstamos o tipos de financiación.

La pregunta que quizá nos surja es si el estar inscrito en un fichero de morosidad no nos impide acceder a la reunificación, siempre y cuando cumplamos los requisitos.

No es una tarea sencilla, ya que los miembros de la ASNEF comienzan a vernos como personas que no somos capaces de afrontar sus deudas y, por lo tanto, pretender acceder a un nuevo financiamiento por parte de estas empresas es casi imposible.

Recordemos que la reunificación de deudas consiste en la contratación de un nuevo crédito, y este no será concedido si el banco o la entidad financiera nos considera incapaces de pagarlo, pues el riesgo de no recuperar su dinero es más alto.

Bien es cierto que, si no puedes solicitar préstamos a los miembros de ASNEF, existen entidades privadas que sí ofrecen la reunificación de deudas a personas fichadas por impago.

¿Dónde solicitar la reunificación de deudas si estoy inscrito en ASNEF?

Ahora que ya sabemos que es una opción la reunificación de deudas a pesar de estar inscritos en ASNEF, quizá nos asalte la pregunta: ¿a qué entidad solicitar este tipo de préstamo? Como hemos explicado, los bancos tradicionales y demás miembros de ASNEF no son una opción. Así que para solicitar financiamiento por reunificación deberemos acudir a una entidad financiera de crédito.

Estas entidades se encargan de hacer una valoración de las deudas y el estado financiero general de la persona. Así, calcula los ingresos y la capacidad de endeudamiento para así determinar si se puede optar o no a la reunificación.

El riesgo que asume este tipo de entidades es bastante grande, teniendo en cuenta que están concediendo un préstamo a una persona que ha demostrado no ser capaz de asumir sus compromisos previos. Es por este motivo que los requisitos y condiciones que se exigen suelen ser más severos que los de un préstamo normal.

Como ya sabemos, las entidades privadas que otorgan créditos a personas en ASNEF, asumen una serie de riesgos y se arriesgan a que su capital no sea devuelto. Por lo tanto, la forma más idónea que tienen para garantizar el pago es la constitución de una garantía hipotecaria sobre un inmueble en propiedad.

Ahora bien, esto no quiere decir que solo con hipoteca se pueda acceder a la reunificación. Existe también la opción de reunificar sin hipoteca estando en ASNEF. En este último caso se deben cumplir una serie de requisitos:

  • Demostrar que se poseen ingresos estables.
  • Que la suma de la deuda contraída no supere los 10.000 euros.
  • Poseer ahorros.

También existe otro tipo de alternativas como la vinculación a una nómina o la constitución de un tercero como aval garante.